El Profesor Layton, y la Villa Misteriosa

Escrito para La Gran N

El barón Reinhold ha fallecido, pero no ha dejado paz y tranquilidad con su muerte. Al contrario, su misterioso testamento ha puesto patas arriba a toda la población de Saint-Mystère. A su muerte, Reinhold no dejó su fortuna a sus descendientes, dividiendolo en partes iguales, o premiando un poco a su hijo favorito. Nada de eso, el hombre era de corte guasón, y su bien más preciado se esconde en algún lugar de Saint-Mystère, hablamos de la Manzana Dorada.



El problema no es que la manzana se esconda en el pueblo, es que todos y cada uno de sus habitantes esconden algo, en mayor o menor medida, y juntos conforman un puzzle de épicas proporciones que nadie podría descifrar... ¿O si? Lady Dahlia, viuda del barón, tiene algo en común con los Reinhold, y no es otra cosa que el deseo irrefrenable de tener la manzana dorada, por ello ha requerido los servicios de un caballero inglés a la antigua usanza, con traje y bombín, elegante como él solo y ayudado por su joven aprendiz. No puede ser otro que el Profesor Hershel Layton y su apuesto ayudante, Luke.

Los desarrolladores del juego, Level-5, son observadores y han visto como en Nintendo DS los juegos de puzzle y rompecabezas por un lado, y las aventuras gráficas por otro, han aflorado cual amapola en primavera, y suelen tener bastante éxito. No en vano el sistema de pantalla táctil parece especialmente diseñado para estos géneros. Pero los creadores del último Dragon Quest no iban a bajar tantos escalones de golpe para hacer un "Mental Training", por lo que se han sacado de la chistera una aventura gráfica mezclada con rompecabezas de toda la vida, y la han elevado a categoría de arte.



Los acertijos han sido recopilados por Akira Tago, profesor de la Universidad de Chiba, Japón. Muchos de ellos nos sonarán de la escuela, siempre aparecía el amigo listillo que proponía algo del estilo "Tenemos 6 velas, y apago 1... ¿cuantas nos quedan al final?" Y todos decíamos, "pues 5, tontorrón, que pensabas pillarnos con eso ¿eh?", a lo que sentenciaba "¿5? Vaya panda gansos, al final tenemos la que hemos apagado porque el resto se han consumido", y se quedaba más ancho que Pancho. A grosso modo los rompecabezas son de ese estilo, que requieren concentración y una lectura pausada del enunciado, o de otra forma nos rebanaríamos los sesos inútilmente.

El origen del Profesor Layton lo encontramos en la infancia de Akihiro Hino, Presidente de Level-5. Hino era, y es, un entusiasta de la serie de libros titulada "Gimnasia Mental", que tuvo un enorme éxito en Japón (más de 12 millones de ejemplares), y fueron escritos por el anteriormente mencionado Akira Tago. En el juego se incluyen muchos puzzles de aquellos libros, pero también algunos nuevos especialmente diseñados para Nintendo DS.



El desarrollo de Profesor Layton y la villa misteriosa es el de una aventura point-and-click de toda la vida, sólo que al ser de Nintendo DS ya no hace falta el "click" y nos quedamos únicamente con el "point". ¿Que quiere decir esto? Pues muy sencillo, en el juego interactuamos con el entorno con un toque de puntero, ya sea para recoger algo en el suelo, o para hablar con determinada persona, basta con tocarlo.

El guión del juego es digno del buen cine negro hollywoodiense, con misterio a la antigua usanza, malos que parecen buenos y viceversa y una trama que envuelve al jugador durante horas. Y todo repleto de rompecabezas insertados en la historia de forma magistral. Un total de 130 puzles, más los descargables cada semana, dan para muchas horas de juego. El problema es que un juego de estas características no es muy rejugable, es una sensación parecida a jugar al Trivial por décima vez con la misma baraja, pierde la gracia si uno se sabe las respuestas.



Los acertijos tienen una dificultad variable, algunos se resuelven a la primera, otros cuesta un poco más. Se pueden solicitar hasta tres pistas, pero tendremos que comprarlas con monedas, y son muy escasas. La tercera pista es casi definitiva, prácticamente da la solución, pero aún así algunos puzzles nos harán sudar tinta china para hallar la clave. Algunos tienen una serie de respuestas predefinidas (a, b, c...) por lo que en un momento de desesperación sólo hay que probar todas, que seguro que alguna es la correcta. Pero otros no, hay que hacer un dibujo, o mover un elemento, dar un número concreto... Y tendremos que dar la solución exacta.

El apartado sonoro es, como el resto del juego, delicioso. Saint-Mystére suena a piano, a musette francesa, y acordeón añejo. Es una demostración de estilo y buen hacer compuesta por Tomohito Nisihura. Y para muestra, el tema principal:



El aspecto visual es imponente, combinando las pantallas estáticas inherentes a toda aventura gráfica, con preciosas secuencias animadas muy inspiradas en el trabajo del afamado Studio Ghibli, Las secuencias se adornan con las voces en perfecto inglés de Layton y compañía. Sobra decir que todos los textos están en castellano.

En definitiva, un juego perfecto, que se hace corto y al mismo tiempo hace muy larga la espera por las dos siguientes entregas que ya han salido en Japón. Layton puede hacerse muy repetitivo si no gustan los rompecabezas que plantea, también la música tiende a ser igual en muchas partes del juego, pero si lo que se repite es tan maravilloso como Layton, no se ve el problema. Al que le guste el planteamiento del juego, le fascinará hasta límites insospechados.Y también al que le eche un poco atrás, ha de darle una oportunidad, y si va más allá de los 5 primeros puzzles, le enganchará sin posibilidad de vuelta. Es el buen gusto hecho juego.



Luke: ¿Que nota nos ponemos, profesor?

Layton: ¡Oh! Querido Luke, que atrevido por tu parte. Pero ya que te veo azaroso, te propongo este puzzle que se que lo estás deseando.

Luke: ¡Canastos Profesor! Me ha leído el pensamiento.

Layton: Imaginate un juego deficiente, con una nota de 4.5, por poner un ejemplo el South Park 64 ¿Ya? Pues bien, nuestra nota será igual a la suma de esa nota más la mitad de nuestra propia nota.

Luke: Intentaré resolverlo... ¡Pero no prometo nada!

3 Comentarios:

Ollodepez dijo...

Ya comenté en La Gran N, pero no voy a dejar de hacerlo aquí.
Me encantó tu análisis, realmente digno de este juego.
En cuanto a tu adivinanza, no sé, sigo dándole vueltas, jajaja
Un saludo compañero

Modo 7 dijo...

Gracias por el comentario. La adivinanza es digna no ya de Layton ni de Luke, sino del aprendiz de Luke de lo mala que es

Husky dijo...

Me ha encantado la manera de poner la nota a este gran juego :)