Bazar Picamiento: Nintendo World Cup

También disponible en La Gran N

Fijense atentamente en esta imagen.



Dos hombres, uno parece que muerto, el otro insensible ante el sufrimiento ajeno, calor, piedrecillas, arena, matojos... ¿Omaha Beach, 1944? ¿Corea, 1951? No... Nintendo, 1990.

Hoy día parece una novedad un juego como Pro Evolution Soccer de Wii, que permite manejar jugadores aunque no lleven el balón. Y hará unos 10 años que Nintendo 64 descubrió el mundo con la posibilidad de jugar 4 jugadores simultáneamente con la misma consola. Y unos 5 añitos que Mario Smash Football parece que revolucionó el deporte con un juego de futbol medio violento ¿Verdad?

Pues no, en 1990 llegó un nuevo juego para la Nintendo/Famicom, de nombre Nintendo World Cup y que que reúne todo lo anterior, y algo más. Es obra de Technos Japan y pertenece a la llamada serie de juegos Kunio-Kun, protagonizados por el mismo personaje, llamado Kunio, y una estética cabezona inconfundible. Muchos de los títulos no salieron de Japón, pero los que lo hicieron triunfaron, como por ejemplo Streets Gang, también para NES.



Para empezar, no es un juego de fútbol como estamos acostumbrado, el campo no mide 100 metros ni de broma, y en cada equipo hay 6 jugadores contando al portero y de un tamaño tal (especialmente lo que atañe a la cabeza) que si se ponen en fila tocan las dos porterías sin problemas. Y en ese pequeño campo, con ese puñado de futbolistas, se libran algunas de las mayores batallas del entretenimiento videojueguil.

Pero no es violencia al estilo Mario Smash Football, que se maquilla usando el universo nintendero, te tiran una seta y ¡Ay, Pupa!, o una bomba con ojos y boca te persigue mientras Luigi lanza grititos. Aqui no hay maquillaje, te sueltan un recado al hígado y al suelo, te sueltan varios y ya no te levantas en todo el partido. Queda en el aire la cuestión de si ha muerto un jugador, o varios, o están heridos, inconscientes, pero es un hecho que en todo lo que resta de partido lo verás tumbado en el césped. Se descarta la opción de que estén haciendo cuento, porque la cara que les queda cuando se les arrima la candela es un verdadero poema.



Podremos elegir entre 13 selecciones nacionales formadas por jugadores ficticios con nombres comunes del país en cuestión. Por ejemplo, en EEUU tenemos a Mark o Phil, en Inglaterra a Arthur, en Rusia a Boris, en Francia a Pierre... Y en España a Juan, Carlos, Toni, y luego como no se les ocurría nada más español colaron a un tal Marco, a Tonto, y a Franco, a cual más paquete.

Hay distintos terrenos de juego, el campo de cesped, arena, hielo, tierra, piedras y cemento. Cada tipo de campo tiene su influencia sobre el juego, y te resbalarás en el hielo, te tropezarás en la piedra, o el balón no botará en la arena, y dificultan mucho el juego, lo que añade un componente de diversión bastante importante.



Los gráficos en el juego están muy bien, jugadores grandes, cada uno tiene un rasgo que le diferencia de los demás, uno es orejón, otro los ojos saltones, otro el párpado caído, incluso alguno lleva gafas de sol, pero todos son cabezones y mas feos que la madre que los pario. En el apartado gráfico solo hay un pero, y es que cuando se juntan algunos personajes en pantalla, éstos parpadean.

El sonido es muy bueno también, melodías pegadizas, una para cada país, durante el juego suena una canción muy simple, pero pegajosa como ella sola. También tiene efectos de sonido para los disparos, normales o especiales, las entradas, silbato del arbitro... Bueno, lo del arbitro es gracioso aquí, que puedes darle una paliza a todo el equipo contrario que no va a pitar, pero ni se te ocurra dejar salir un centímetro el balón del campo, que no se le escapa ni una.

Pero la auténtica revolución de este juego es la jugabilidad. Por un lado hace uso del Nes Four Score (o el NES Satellite, que era igual pero inalámbrico), un adaptador de 4 mandos para jugar en la NES, algo adelantado a su tiempo.



Y luego está el novedoso sistema de control. Directamente solo te da la posibilidad de manejar un jugador, el capitán, el resto los diriges indirectamente, dandoles ordenes de pase o tiro. ¿Pero si les das ordenes es como manejarlos directamente, no? No amigo, no, el control es indirecto porque el capitan le ordena que pase, pero va a pasar a quien le de la gana.

Antes del partido podemos hacer algunos ajustes estratégicos, como permitir o no a los compañeros tirar, o regatear, o dejar al portero que se flipe y se sume al ataque. Lo más recomendable es dejarlo como está por defecto e ir haciendo los ajustes con calma hasta encontrar el punto justo.

En cuanto al tiro, tenemos el tiro de toda la vida, con el que es muy dificil hacer gol. Pero tenemos el tiro especial, cada selección tiene uno como mínimo y son de lo más espectacular. Hay para todos los gustos, tiro doble, chicle, misil, burbuja, platillo volante, a bote pronto etc. Pero el mejor es sin duda el que tienen Mexico y Argentina, el disparo Boomerang, que describe una parábola justo antes de tirarse en picado al fondo de la red. En cada parte tendremos 5 tiros especiales, que se consiguen pulsando A y B al mismo tiempo para tirarnos en plancha o hacer una chilena.



En definitiva, un juego de fútbol espectacular, de los que hacen afición y justifican la compra de una consola o bajar al videoclub a alquilarlo las veces que hiciera falta.

Más en el Bazar Picamiento:

Punch-Out!!
Super Mario Kart

2 Comentarios:

Gamboi dijo...

Ostia, pues no lo conocía, me ha recordado a ésto, aunque no sea exactamente lo mismo:

http://es.youtube.com/watch?v=bREfcVPssiE

xD, sin comentarios.

VIDEO_CHEMI dijo...

Que grande este juego... ya ni me acordaba de el, pero al leer tu artículo recuerdo los vicios que echaba y las ostias que repartía por el campo, voy a ver si lo encuentro y me echo unas partidas.

visita nuestro blog www.gameover-dose.blogspot.com podemos hacer un intercambio de banners si quieres.