Super Smash Bros Brawl

Escrito para Rincón Portatil

Con la llegada de cada nueva videoconsola de Nintendo van desfilando secuelas de sus sagas de siempre, por ejemplo en Wii ya han hecho su aparición Mario, Zelda, y Metroid. Y ahora le toca el turno a una serie de videojuegos que comenzó en 1999 con Nintendo 64, llegó a ser el juego más vendido de Game Cube y ahora aspira a hacer lo propio en Wii. Y no hablamos de Mario, ni Link, ni Metroid, aunque todos hacen acto de presencia en este juego. Es nada más y nada menos que la madre de todas las batallas, Super Smash Bros Brawl.



Se anunció por primera vez en el E3 de 2005 por parte de Satoru Iwata, presidente de Nintendo. Pero más que un anuncio fue una declaración de intenciones, realmente aún no se había programado una sola línea del juego. Y es que el origen de esta versión no fue fácil, porque el desarrollo de la saga siempre ha corrido de cuenta de Hal Laboratory, una second party de Nintendo, y el creador del juego, Masahiro Sakurai, había dejado Hal para emprender la aventura con una compañía propia, Sora Ltd, paradójicamente porque estaba cansado de hacer secuelas de los mismos juegos, como Kirby y Smash Bros.



Pero aún con ese panorama Iwata anuncia el juego, y acto seguido ha de emprender una carrera contrarreloj intentando convencer a su antiguo empleado para que coja las riendas del proyecto. Sakurai acepta, y entonces surgió otro problema, no tiene equipo para hacer el juego, por lo que deciden tirar de agenda y llegan a lograr que alrededor de 100 personas se involucren a tiempo completo en el proyecto. Entre ellas había miembros de diferentes estudios de programación, como Games Arts, creadores de Grandia 3, empleados de Hal que ya estuvieron en el anterior Smash Bros, la propia gente de Nintendo... Un auténtico all-star que tuvo todas las facilidades posibles, como acceso directo a las herramientas y al material original usado en Melee, el anterior juego de Game Cube.

Iwata puso toda su confianza en Sakurai, no en vano fueron ellos dos los que idearon el primer juego de la saga a finales de los noventa. Y Sakurai le agradeció su fe haciendo una apuesta por el éxito desde el inicio. Como ya he dicho no es amigo de hacer secuelas con ligeros cambios, por lo que no se planteó el proyecto como una secuela más, sino como si fuera el último juego de Smash Bros que fuese a hacerse jamás, sin limitarse a añadir más personajes, ni guardarse algún as en la manga para títulos venideros. No se dejó nada en el tintero, y con esa actitud ha logrado crear una de las obras más completas, si no la que más, que ha pasado por cualquier plataforma a lo largo de la historia. Y lo hizo con la libertad que supone estar ya desligado de Nintendo.



Concepto de Juego

Smash Bros se podría definir como un juego de lucha con personajes de lo más variopinto salidos del universo Nintendo. Pero en Brawl se ha cambiado esta dinámica, y ya no tiene límites en este aspecto, incluyendo personajes tan emblemáticos como Solid Snake, del cual Sakurai ha comentado que el propio Hideo Kojima "rogó" su inclusión, y también a Sonic, buque insignia de la que fuera la compañía rival de Nintendo hasta hace bien poquito, Sega. En total la plantilla se compone de 35 personajes distintos, muchos de ellos secretos que se irán desbloqueando conforme avancemos en los distintos modos de juego. Los personajes abarcan más de 20 años de historia de los videojuegos, e incluyen desde Mario hasta Pikmin pasando por Kid Icarus o Earthbound.

Cada uno de ellos cuenta con técnicas propias sacadas de su juego de procedencia, como por ejemplo Link que blande su espada maestra, Solid Snake, que no duda en lanzar misiles Nikita u ocultarse en una caja, o Wario, que tira de repertorio gorrino y sorprende con cargas fétidas aire-aire. La mayoría tiene técnicas diferenciadas, pero unos pocos repiten la mayoría de movimientos, o son muy similares, como Fox McCloud y Falco Lombardi. A modo de excepción, un personaje posee técnicas propias y también copiadas de los personajes a los que se traga. Es Kirby, que tira de camuflaje para adquirir la apariencia de aquel a quien copia y usar uno de sus golpes sin temor a ser reconocido. ¿Alguien podría asegurar que esta captura no pertenece a Solid Snake?



Pero Smash Bros Brawl no es un juego de lucha en el sentido tradicional del género, para bien o para mal es de Nintendo, lo que quiere decir que no se limitan a pegar, lograr un combo, aporreo de botones, y fatality cuando se agote la barra de energía. Son juegos distintos, donde uno, aunque pueda intuirlo, no sabe realmente cuando va a ganar, ni si va a ganar aunque el rival esté al límite. Esto sucede por varios motivos. La primera razón es que no hay que "matar" en el sentido clásico videojueguil, sino que se trata de echar al rival fuera del escenario y que caiga al vacío, para ello cada contrincante posee un marcador de daño, representado por un porcentaje, y cuanto mayor sea ese porcentaje (puede superar con mucho el 100%) más lejos será lanzado con los golpes. Y aquí se enlaza con el segundo motivo, y es que cada personaje cuenta con posibilidad de realizar doble salto en el aire, y un movimiento adicional que le permite estirar el salto, y en algunos casos incluso volar como Meta Knight o Pit.

Un tercer motivo, ya clásico en los juegos multijugador de Nintendo, es el uso de ayuda externa. Durante la batalla irán apareciendo por los escenarios objetos de toda clase que pueden dar la vuelta al resultado en un momento dado. Son de una variedad que abruma, pudiendo utilizar desde las típicas bombas o pieles de plátano hasta balones de fútbol, o bazookas. También se pueden usar los llamados ayudantes, personajes no controlables salidos de otros juegos que ayudan a quien los invoca. Hay ayudantes de todos los tipos, todos escogidos con mucho mimo y un conocimiento absoluto de los videojuegos, así se explica la presencia de Little Mac (Punch-Out), Saki Amamiya (Sin & Punishment), las motos de Excite Bike, Gray Fox (Metal Gear Solid) y un sinfín más. Hay que decir que no todos los ayudantes "ayudan", algunos simplemente estorban, como por ejemplo un perro enorme de Nintendogs que en primer plano rasca el televisor y no deja ver nada, o el demonio de Devil World (NES) que mueve la pantalla a su antojo.



Los objetos suelen salir con relativa frecuencia, sin cortar la dinámica de la batalla, pero en ocasiones aparece un objeto que hará que todos los luchadores dejen el combate y se lancen como alma que lleva el diablo a intentar agarrarlo. Es la bola Smash, la gran novedad de Brawl que permite hacer una técnica especial muy dañina y que puede dar la victoria al que la posea. No es fácil hacerse con ella porque hay que golpearla, y no para de planear por todo el escenario, pero cuando se consigue se verán los golpes más espectaculares del juego, como por ejemplo a Link cosiendo a espadazos a sus enemigos con el sello de la Trifuerza, o a Snake saltando a un helicóptero para lanzar misiles desde una posición privilegiada.

Modos de juego y opciones

Super Smash Bros Brawl concibe todas las variantes de juego posibles, con gran margen de personalización e innumerables modos de juego, casi todos ellos susceptibles de ser jugados solo o acompañado, incluso en online. El modo básico será el clásico, de un solo jugador y pasando combates hasta el característico jefe final de la saga, Master Hand, y aderezado con fases de bonus cada pocos combates. Pero evidentemente donde reside toda la magia de este juego es en multijugador, de 2 a 4 contrincantes que se baten el cobre sin compasión, pudiendo jugar en el Modo Brawl o Brawl Especial con sus opciones por defecto, o personalizarlo todo, desde si se juega a tiempo o vidas, hasta la cantidad, tipo y frecuencia de objetos. También se puede organizar un torneo, o el modo rotación, que es una versión organizada del popular "rey de la pista" donde el ganador o el perdedor va dejando su mando para que todos tengan opciones de jugar.



Para potenciar el juego de solo un jugador, aunque también puede jugarse en cooperativo, han creado un modo con una profundidad tal que podría haberse vendido por separado. Es el Emisario subespacial, una épica aventura con guión de Masahiro Sakurai y Kazushige Nojima (Final Fantasy VII, VIII, Kingdom Hearts) en el que la acción se desarrolla con scroll lateral donde se enlazan las historias de los distintos personajes de forma magistral y sin que parezca forzado hacer compartir escena a iconos tan dispares como Mario, Solid y Link, que se alían para salvar el mundo, algo que, por cierto, ya han hecho bastantes veces por separado.

Otra gran novedad de Brawl respecto a anteriores entregas es la inclusión de juego online. Es algo en lo que tanto Iwata como Sakurai pusieron mucho empeño desde el principio, era lo que le faltó a Melee y querían incluirlo en Brawl a toda costa. Doble modalidad de online, con amigos que tengamos añadidos con su respectivo código, o de forma anónima con jugadores que posean la versión PAL del juego. Con amigos va todo muy fluido, con el añadido de usar 4 frases cortas personalizadas para usar durante el fragor de la batalla. Pero el modo abierto tiene de momento un gravísimo problema, y es que no encuentra rivales, por lo que, descartando que no haya gente conectada tratándose de un juego superventas, todo apuntaría a los servidores usados para gestionar el online. Es realmente frustrante ver los minutos pasar sin poder jugar con nadie, y es el único punto negro de este enorme juego, que no llega a oscurecer el conjunto pero sí es una pena que no se haya resuelto este apartado de una forma satisfactoria.



Otra opción, más alejada de la lucha convencional es la que propone Estadio, con 3 variantes. La primera es Béisbol Smash, en la que tendremos que lanzar un saco de arena lo más lejos posible después de darle una paliza de unos 5 segundos. Otro es Brawl multitudinario, una especie de modo maratón donde hay que eliminar a la mayor cantidad de enemigos posible. Y el último submodo de Estadio es Dianas Smash, donde hay que romper 10 dianas en el menor tiempo posible en escenarios cada vez más complejos. Hay más modos de juego, algunos tan interesantes como el All-Star, pero para poder jugarlo hay que desbloquearlos antes.

El juego dispone de bastantes escenarios distintos, más de 30, algunos originales como el Campo de Batalla, otros rescatados de Melee, es el caso de Onett, pero la mayoría creados expresamente para Brawl, y ambientados en el contexto de cada personaje, como Shadow Moses (Metal Gear Solid) o el Gran Puente de Eldin (Zelda: Twilight Princess). Pero siempre habrá alguien que necesite más, y para ellos está previsto el creador de escenarios, muy sencillo e intuitivo, con gran cantidad de opciones y elementos que agregar para crear el nuevo escenario. Una vez creado podemos jugar en él, e incluso pasarlo a amigos de nuestra lista para que hagan lo propio.



Todos estos modos, además de alargar considerablemente la vida del juego, sirven para desbloquear nuevos elementos, ya sean personajes, canciones, escenarios, trofeos... Y hablando de trofeos, son figuras que conseguiremos a lo largo del juego para posteriormente verlas con detenimiento, rotarlas, hacer zoom, etc. Lo que a priori sería una opción fácilmente olvidable del juego, es poco menos que una enciclopedia de la historia de los videojuegos, porque cada trofeo, y hay cientos, representa un personaje, en ocasiones muy secundario, de los distintos juegos de origen de los personajes de Super Smash Bros Brawl. Y a la figura le acompaña una descripción sobre su historia, lo que le otorga una información muy útil para todo amante de los videojuegos.

Por si fuera poco Sakurai ha incluido demos de juegos en los que salen los luchadores del juego y que están disponibles en la consola virtual de Wii, como Lylat Wars (N64), o Super Metroid (SNES). Las demos son de duración variable, pero generalmente lo justo para hacernos una idea del juego, por ejemplo la de Donkey Kong dura 30 segundos, pero la de Ocarina of Time 5 minutos. No cabe duda que Sakurai ha llevado la capacidad del DVD al límite. No en vano es el primer juego de Wii que usa DVD de doble capa, lo que ha ocasionado problemas de lectura en algunas Wii que está solucionando Nintendo sin coste alguno.



Gráficos

Un juego tan mimado en modos de juego y personajes como Smash Bros Brawl no podía quedarse atrás en el apartado técnico, y no lo ha hecho, porque Sakurai ha exprimido las capacidades de Wii para ofrecer un aspecto visual apabullante. Los personajes presentan un acabado perfecto, igual o mejor que en sus respectivos juegos, salvo quizá Solid Snake que no puede competir con el derroche técnico de PS3, aunque eso no quiere decir que luzca mal. El único personaje en el que no se nota mejora gráfica respecto a anteriores entregas es Kirby, pero es que es difícil mejorar una bola rosa con zapatos azules.

Al margen de los personajes, donde realmente se nota el mimo es en los escenarios, es una pena que en el fragor de la lucha pasen desapercibidos pero merece la pena hacer una tregua y dedicar un momento, o varios, a regalarse la vista observándolos. El nivel de detalle y la carga gráfica en escenarios como el ambientado en el Sistema Lylat es impresionante, o la fase de la jungla en el Emisario Subespacial, que podrían tomarla tal cual y hacer un nuevo Donkey Kong Country que dejaría boquiabierto a más de uno. Incluso contextos tan poco dados a un título de lucha, como la ventana de pictochat de Nintendo DS parecen pensados para este juego. También digno de mención es el resultado logrado en el escenario del Reino Champiñónico, que tomando la base de la pantalla 1-1 del primer Super Mario Bros han conseguido recrearla con un muy renovado aspecto que pondrá los pelos de punta a más de uno .Las escenas cinemáticas que ayudan a hilvanar la historia en el Emisario Subespacial son sin lugar a dudas lo mejor que ha pasado por Wii hasta el momento.



Dentro de las opciones de configuración encontramos la posibilidad de elegir un aspecto gráfico más nítido aunque ello conlleve los llamados "dientes de sierra", o por el contrario optar por contornos más suavizados aunque se pierda nitidez. También se puede elegir entre modo 4:3 y 16:9.

Sonido

Es quizá el apartado más completo de todos, y eso es mucho decir. Cuenta Iwata que el departamento de Nintendo encargado de gestionar los derechos de propiedad intelectual dijo que en Smash Bros Brawl había música suficiente para 30 juegos. Pero no es la cantidad de canciones lo importante aquí, que también, sino la calidad. Han colaborado en total 37 compositores, entre ellos Koji Kondo (Mario, Zelda), Nobuo Uematsu (Final Fantasy, Chrono Trigger) o Kenji Yamamoto (Metroid), lo más granado de este mundillo. En ocasiones se han cogido los temas originales del juego sin modificarlos, como es el caso de Green Hill, el mítico tema de Sonic, pero la mayoría son variaciones de temas clásicos, como la melodía principal de Super Mario Bros, con nuevos arreglos de su autor original, Koji Kondo.



Cada escenario cuenta con no menos de 5 temas, y no todos son rescates del pasado, también hay creaciones originales para Smash Bros Brawl, con composiciones tan épicas y trascendentes como el tema principal del juego, con toda la majestuosidad que imprime una orquesta y un coro en estado de gracia, obra de Nobuo Uematsu y Shogo Sakai. Se podría decir sin temor a equivocarse que el apartado sonoro de Smash Bros Brawl es el mejor y más completo de cualquier videojuego, pasado o presente.

En opciones disponemos del submenú "Mi música" donde se podrán escuchar las melodías disponibles (muchas otras son desbloqueables durante el juego) y ajustar la frecuencia con la que sonarán cada una de ellas en sus respectivos escenarios.



Otro asunto a tratar son las voces, en perfecto castellano como todos los textos del juego. Pero las voces solo se han doblado las de menús y entrenador Pokemon, otras pocas como el clásico "It's show time" que pronuncia Snake al ser escogido para la batalla están en su versión inglesa, pero no afectan en nada al desarrollo normal del juego.

Jugabilidad

Al probar cualquier juego de Wii, por costumbre se tiende a apuntar con el puntero para moverte por las diferentes opciones de los menús, pero en Smash Bros se ha optado por controlarlo al modo tradicional, con el joystick y la cruceta. Sorprende esta decisión de Sakurai de prescindir de cualquier característica adicional que pudiera otorgarle el peculiar mando de Wii y haya optado por un control totalmente clásico. Pero eso no quiere decir que sea un apartado menos trabajado, al contrario, porque han previsto todas las formas de control posibles, esto es, solo con el mando de Wii en horizontal, o acompañado con el nunchuk, y para los más habituados a anteriores entregas también se puede jugar con el mando clásico o el de GameCube. Cualquier opción ofrece resultados muy satisfactorios.

Desde el inicio de la saga, la jugabilidad de Smash Bros se ha caracterizado por su facilidad de uso, que permite a un novato poder plantar cara a un experto. Esto se consigue usando solamente 3 botones (2 de golpe y uno de escudo) que abarcan todos los movimientos posibles del juego si se combinan con la palanca de dirección. Es decir, el botón B accionado al mismo tiempo que la dirección hacia la derecha hará un golpe distinto que si lo combinamos con la dirección arriba. Esta supresión de complicados combos sólo al alcance de los más experimentados es una de las razones del éxito de Smash Bros, que hace que tanto el público más dedicado como el casual se divierta y disfrute con este juego desde el primer momento.



Conclusión

Sakurai quiso plantearse el desarrollo de esta entrega de Smash Bros como si fuera el último juego de la saga, para darlo todo, y al hacer eso no se dio cuenta de que estaba programando una declaración de amor en toda regla hacia este mundillo. Con la excusa de hacer un juego de lucha ha logrado hacer un repaso muy respetuoso a lo largo de tres décadas de videojuegos, y de una forma tan magistral que no queda más remedio que quitarse el sombrero. Lo que propone Smash Bros Brawl son horas y horas de juego, tanto jugando solo como acompañado, aunque el multijugador multiplica la experiencia de juego y la adicción hasta cotas inalcanzables. El único punto negativo que se puede poner es susceptible de ser resuelto, y es el online en su variante mundial, que es un pequeño lunar entre tanta bondad, pero que le deja a unas décimas de conseguir la matrícula de honor. Después del titánico esfuerzo que se adivina tras este Smash Bros Brawl, es difícil imaginarse que tienen preparado para una hipotética secuela, aunque de no producirse, Brawl habrá sido un broche de oro.


"Todos con luz propia brillamos"


Más sobre Super Smash Bros:

- Personajes y música
- Super Smash Bros 64

3 Comentarios:

Roy Ramker dijo...

Muy buen artículo, por mi parte, Super Smash Bros Brawl es el juego que más tiempo ha estado metido en la WII, es todo un vicio.

Mäc dijo...

Hombre como que Sakurai exprimido las capacidades de Wii para ofrecer un aspecto visual apabullante, la verdad el juego visualmente no es nada apabullante, sino mira el Galaxy o el Prime 3 (este ultimo que de paso empezó a ser desarrollado con los kits de la gamecube), son 100% superiores en todo no solo en gráficos, y eso que Los personajes presentan un acabado perfecto, igual o mejor que en sus respectivos juegos, amigo, sin ganas de ofender o es que eres super fanboy de este juego (de esta entrega) o que te hacen falta lentes, o que no jugastes el Melee.

el Brawl es básicamente el Melee actualizado, yo soy Nintendero de toda la vida, y este juego no es la gran cosa para los que jugamos años el melee, sin decirte que la música da pena, no porque sea mala sino por como la dañaron no toda pero si bastante con remixes que no son en ningún momento superior a los temas originales, las opciones son las mismas que enel melee lo único nuevo ademas de las pegatinas es el boss battle todo lo demás es un upgrade, el control quisas es la única mejora significativa. Lo dice un MetroiembleM Fan de toda la vida y Nintendero como muy pocos...

Modo 7 dijo...

Mäc, agradezco mucho tu mensaje

Te doy totalmente la razón en un par de cosas. Una es que necesito gafas, y de hecho las llevo desde hace bastantes años. El otro asunto es que a Melee no jugué mucho. Pero no soy ni mucho menos un fanático de esta saga, pero este me parece soberbio.

Graficamente si he leído muchas veces en otros sitios lo de que es flojito, una mera actualización de Gamecube... No se si yo jugué a otro Melee, pero los impresionantes escenarios que tiene Brawl ya los quisiera el de Game Cube, aparte de un mejor (no mucho) modelado de los personajes, y las CG impresionanes. En mi opinión por encima de Metroid Prime 3, al que considero el mejor juego de Wii, y si que soy fanático de la saga

La banda sonora me parece lo mejor que ha parido madre, versiones originales, remezclas, nuevos arreglos... y todo en una cantidad y calidad tal como dudo que vea en mucho tiempo