Rincon músical: La era NES (I)

En los ochenta la industria de los videojuegos estaba todavía en una fase muy temprana, no mucho antes se estaba jugando únicamente al Pong y al Galaga. Pero fue en esa década, cuando se forjaron las bases de los videojuegos tal y como ahora los conocemos. Un aspecto gráfico cuidado, guiones cada vez más trabajados, y bandas sonoras que aún hoy seguimos recordando.



La placa de 8-bits de la Nintendo Entertainmente System, NES, podía con 5 canales de sonido, suficientes para que personas talentosas de la talla de Koji Kondo, Nobuo Uematsu, o "Hip" Tanaka se valieran de un teclado y crearan inmortales melodías. De eso trata este artículo, pondremos en la palestra temas que ya nos deleitaron en la NES y que ahora, entre tanta banda sonora sinfónica, no han perdido un ápice de su encanto. Hoy día es más fácil, se consigue una melodía más o menos genérica y se pasa por la turmix de la orquesta. Pero hubo una época en que no había ni trampa ni cartón, con apenas un sintetizador no se podía ocultar una mala canción bajo capas de violines. Eran tiempos a lo Juan Palomo, Koji se lo guisa, y yo me lo como.


Megaman 2



Año 200x, el malvado Dr. Willy ha construido una nueva fortaleza, custodiada por legiones de robots, a su vez dirigidas por 8 Robot Maestros diseñados por él mismo. En lo que a mi respecta, he sido creado y enviado por el Doctor Light para hacer frente a esta amenaza... otra vez más. Willy ha aprendido de sus errores del pasado, y yo también. Está preparado para la batalla e intentará llevar a cabo su macabro plan... Pero no será esta vez.

Kenji Inafune, en 1987, puso en los circuitos de la Famicom al personaje que le ha dado fama mundial, Rockman. Posteriormente dio el paso a la NES bajo el nombre de Megaman. Suyo es el diseño de uno de los sprites más reconocidos y carismáticos, nada que ver con el megaman de la portada. El primer juego no fue un exito instantaneo, pero pronto se pusieron con la secuela, y en un año estuvo disponible, con mejores gráficos, puliendo detalles, y componiendo una banda sonora que ha quedado para la historia.

Hizo falta el talento de 3 compositores, Yuukichan's Papa (pseudónimo de Yoshihiro Sakaguchi) Ogeretsu Kun, y Manami Matsumae para regalarnos los sentidos con temas tan emblemáticos como este Willy Stage 1-2, Fortress Theme. Con gran carga heroica, Impresiona por su variedad, ritmo y calidad. Cosecha de finales de 1988, se mantiene a la perfección con el paso de los años:




Castlevania



Megaman es de Capcom, Castlevania de Konami, uno ambientado en el futuro apocaliptico (200x), el otro en un pasado para olvidar (Transilvania, 1691); el humanoide mata robots, y el humano, vampiros. Pero es más lo que une a estos dos juegos que lo que los separa. En ambos casos hablamos de plataformas 2D desarrollados en la misma época y cuyos protagonistas han de hacer de tripas corazón y salvar al mundo ellos solitos, sin más ayuda que un cañón o un látigo. Si el Dr. Willy volvió de una muerte segura, no va a ser menos el Conde Drácula, pero no cuenta con que Simon Belmont, aunque mortal, ansía este momento tanto o más que él.

Fue en 1986 cuando Akumajō Dracula salió a la venta en Japón para la Famicom, marcando el inicio de una saga que ha recorrido la practica totalidad de las plataformas y siempre con juegos de buena factura. El formato original fue el Famicom Disk System, por lo que para su salida en Occidente hubo de ser portado a cartucho, y así llegó ya bautizado como Castlevania.

Su banda sonora de corte tétrico es característico de la saga, y ha dado temas imperecederos como Bloody Tears, versionado hasta la saciedad. En el primer juego trabajó Kinuyo Yamashita, ayudado por el mítico Kukeiha Club. A pesar de haber compuesto una obra maestra, eran tiempos de jolgorio y cachondeo, y el bueno de Yamashita salía en los créditos como James Banana. Ponemos aquí un tema que contiene todos los elementos marca de la casa, piano saltarín, tono épico y atmosfera enrarecida, Vampire Killer:




Kid Icarus



En una época idílica donde los humanos y los dioses convivían en harmonía, con el mundo en un raro equilibrio entre la Luz de Palutena y la Oscuridad de Medusa, ocurrió lo que nunca debio suceder. La diosa de la Oscuridad se dedicó a convertir en piedra a los humanos, por lo que no dio otra opción a Palutena que encerrarla y confinarla en el mundo subterraneo. Los problemas no acabaron, porque Medusa emergió y se llevó consigo a Palutena. Sólo queda un alma pura en el inframundo, un joven ángel que una vez juró lealtad a Palutena... y no descansará hasta devolverla al Palacio del Cielo.

Kid Icarus: El Espejo de Palutena fue desarrollado en 1986 por el mitiquísimo Nintendo R&D1, capitaneado por el nunca lo suficientemente admirado Gunpei Yokoi, y usando el mismo motor que Metroid. Desgraciadamente, y salvo por una secuela para Game Boy (que usaba el motor de Metroid 2), esta carismática saga ha permanecido en la sombra muchos años.

El sonido es por obra y gracia de un hombre talentoso y de confianza en Nintendo, Hirokazu "Hip" Tanaka, que también trabajó en Metroid, y luego se dedicó a dar música a todo el mundo Pokemon. En esta ocasión, y a pesar de tratarse de un juego ambientado en un mundo oscuro, para los temas principales, Tanaka tira de la épica y se fija en Pit, el angel que ilumina a golpe de flechazo allá por donde va. Underworld es un buen ejemplo de ello:




Ghosts 'n Goblins



Yo, Sir Arthur, con una mano en el pecho, y otra en las sagradas escrituras, con la única ayuda espada, y con la mente fija en las leyes de la caballería, juro remover cielo y tierra y usar todo lo usable en esta tierra de pecadores para no desfallecer en mi búsqueda de la Princesa Prin-Prin, aunque ello me conduzca a la muerte.

Arthur, podemos asegurarte que te conducirá a la muerte tantas veces como lo intentes. La busqueda es en vano, dejate de juramentos, vas a morir, y lo que es peor, te vas a quedar en calzoncillos en plena batalla para alegría y jolgorio de orcos y cíclopes. Ghosts 'n Goblins es un juego cercano a lo imposible, bajo una típica historia de princesas raptadas (como Mario) se esconde un desafio cruel y despiadado. En Modo7 lo reconocemos como una obra maestra, aunque no estamos seguros de haber visto la segunda fase.

A pesar de la clase demostrada, el compositor de Ghost 'n Goblins, Ayako Mori, no se ha prodigado en exceso en la industria del videojuego, y permanece como un desconocido para el gran público. Para más inri, gran parte de la música del juego es casi inédita, dada la dificultad del mismo. Por ese motivo, para representar aquí parte de su trabajo hemos escogido el tema del cementerio de Ghost 'n Goblins, no en vano es la primera fase, la que todo el mundo ha escuchado, y no deja de ser una genialidad:




Ninja Gaiden



¿Por qué razón luchó y con quien? Ni siquiera yo lo se. El día después de su desaparición, encontré una nota en su cuarto dirigida a mí, y decía así "Ryu, estoy camino a un duelo a vida o muerte. Si el destino quiere que no vuelva, debes coger la espada del Dragón de la familia, y ver al arqueólogo Walter Smith en América. Ryu, se valiente". Conseguiré mi venganza.

Así empieza la obra maestra de Soichi Sakurazaki, el enigmático y genial productor de Tecmo. No confundir con el chulapo con chaqueta de cuero que responde al nombre de Itagaki, que cuando se labró este juegazo aun estaba dando clases de plastilina. No era, pues, el Ninja Team sino el insuperable Team Strong, liderado por Sakurazaki y bien flanqueado por Runmaru, Faw, Parco... Pseudónimos bajo los que se ocultan algunos de los nombres más grandes de este mundillo, y que juntos hicieron una trilogía de ensueño

La música fue confiada al buen hacer de More Yamasan, B. Hasake y Miyazaki. En su mayoría se trata de temas de ritmo frenético, muy en la linea del propio juego, que no deja un segundo de respiro. Para las escenas cinemáticas bajan el tono y buscan la solemnidad y lo mezclan con matices heroicos, como en Destiny, una breve pieza que deleita durante la secuencia inicial. El pequeño de los Hayabusa está dispuesto salvar el mundo, ¿y tu?




Final Fantasy I




El año 1987 marca el inicio de una saga antaño legendaria, y ahora venida a menos con la que una compañía anteriormente conocida como Square, y que hizo frente ante Dragon Quest, el otro grande de la época. Esa rivalidad ya no es tal, desde que Square y Enix (responsable de Dragon Quest) estrecharan lazos y se fusionaran. Pero hubo un tiempo en que había que decantarse y tomar partido con todas sus consecuencias: Stallone o Schwarzenegger, He-Man o Gi-Joe, Mario o Alex Kidd... Pero nadie se debatía entre Final Fantasy o Dragon Quest, porque no llegaron a Europa.

A los pocos años de la salida del juego, exactamente en 1996, Square abandonó su estrecha alianza con las plataformas Nintendo, y dio el salto a los cd's de Playstation alegando que los cartuchos les limitaban su desbordante creatividad. Quizá debieron fijarse en el trabajo de Nobuo Uematsu en esta primera entrega de la saga, donde demostró que con un puñado de kilobytes, un vaso y una cucharilla es capaz de tocar la fibra del más duro.

Una muestra es el tema principal, un precioso arpeggio que sube, baja, se balancea sin aparente variación pero que bajo su aparente sencillez esconde la mano maestra de Uematsu y aún hoy permanece como una de las melodías mas reconocibles de la saga:



Más rincones musicales

2 Comentarios:

retropia dijo...

Fantastico articulo como siempre!!!

Me quedo con la de Dr. Willy de Megaman

Big Boss dijo...

Muy buen artículo, si señor.

Como Retropia yo también me quedo con la de Megaman sin desmerecer a las otras.

Es que Megaman es un clásico y sus canciones era pegadizas y muy dinámicas para la época.