Personajes olvidados (II)

Cuando se habla de la vida sentimental de Mario, siempre viene a la mente la Princesa Peach, como si ella hubiera sido la única novia que hubiera tenido. No hay que olvidar que Mario es de origen italiano, sangre latina corre por sus venas, lo que quiere decir desenfreno, alegría y amor, mucho amor para dar y regalar. Una de sus amadas es la olvidada de esta nueva entrega. No te olvidamos, Pauline.


Pauline



Canalla, aún te estoy esperando.

Pauline


Aquí está la prueba de que Mario no es ningún santito. Ahora es todo ojitos para la Princesa Peach, le ha cogido gusto a esto de arrimarse al poder, al lujo, a la vida segura. Pero cuando era mozo, sin que se enterasen en Palacio se escapaba sin Luigi a pastos menos copiosos en lo monetario, pero no así en lo sentimental. Resulta que se hacía llamar Jumpman y solía dejarse caer por donde una plebeya. Pero no por motivos altruistas, no hay más que ver el corazón que hay entre los dos, que es más grande que su cabeza.

Si, Jumpman estaba enamorado, pilladito por los huesos de una tal Pauline. Por ella se jugó la vida a la antigua usanza, sin trajes, ni capas, ni dinosaurios que le despejasen el camino. Si acaso echaba mano algún martillo suelto durante unos pocos segundos, el resto era una misión de puro musculo, escalera parriba, salto al barril, otro, otro y otro más y la última escalera para rescatar a la damisela. Era de un corte parecido a Peach pero con detalles más silvestres, solo hay que verle el vestido y las trenzas. ¿Que pasó con Pauline? ¿Se hizo a un lado por decisión propia al ver como Mario iba ganando popularidad? ¿O por el contrario la invitaron a desaparecer para que no estorbase en temas de palacio?

La historia de Pauline es una tragedia, fue la damisela en apuros del primer gran juego de Shigeru Miyamoto, Donkey Kong de 1981, pero pronto fue olvidada, desplazada por una más glamourosa Princesa Toadstool. Más de dos décadas ha estado en el dique seco, hasta que en 2006 la rescataron (nunca mejor dicho) para Mario vs Donkey Kong 2. Pero ella se merece un regreso triunfal, en una super producción tipo Mario Galaxy. Son muchos años de lucha entre dos machotes (Mario y Bowser, Mario y Donkey) por una sola mujer, ya es hora de que sean dos mujeres (Peach y Pauline) las que luchen por el amor de un hombre, Mario.

Y digo que es una tragedia porque hasta un personaje menor como la Princesa Daisy, de Super Mario Land, ha tenido más repercusión que la pobre Pauline, saliendo en los Mario Tennis y hasta en la infame película de Super Mario Bros, protagonizada por Bob Hoskins y John Leguizamo.

2 Comentarios:

retro dijo...

Pues a mi me gustaba más Pauline para Mario. xD


Me gusta mucho tu blog me lo apunto

Juliàn Llorens dijo...

Genial.

Nunca me he tragado a Peach o Princess Toadstool o como quieran llamarla.

Un saludo desde sopla el cartucho.